William Adolphe Bouguereau

William Adolphe Bouguereau

Traduce a tu idioma

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 6 de septiembre de 2013

MEMORIA SONORA DE LOS MORISCOS ARAGONESES



La expulsión de los moriscos tuvo su rubrica final en Aragón en 1610, y una especial repercusión, pues allí se fueron reuniendo, junto a los propios moriscos aragoneses aquellos que fueron buscando una moratoria que les permitiera realizar, de la mejor manera posible, el viaje impuesto por la fuerza al que se vieron sometidos. Así, los moriscos de Aragón, se distribuyeron por diferentes regiones del mediterráneo, pero mayoritariamente en Túnez.

La actual ciudad de Testour fue fundada sobre la antigua población de Tichila en el siglo XVII por estos desterrados aragoneses, que encuentran en ella un lugar donde retomar sus vidas e intentar dar una esperanza a su existencia, truncada por la forzada expulsión. La ciudad aún hoy recuerda sus orígenes moriscos.



Arqueta andalusí de Leyre


Si acudimos a los textos más antiguos, como los del fraile trinitario Francisco Ximenez o los del funcionario británico Joseph Morgan, encontramos datos muy concretos que muestran como aún en el siglo XVIII eran muy notable la presencia de rasgos aragoneses en la cultura local. A través de ellos sabemos que aún se recitaba al poeta aragonés Mohamed Rabadán en su obra "Discurso de la Luz", y que el romancero estaba presente en su memoria, con temas como Los Infantes de Lara, la historia de Calahinos o los relatos de los moros de Granada.

Al-Buruz  recoge algunas de las músicas que los moriscos llevaron en su memoria, junto a aquellas que encontraron en el Túnez que les acogió. Como el Maluf, que les había precedido en sus viajes desde las costas Hispanas al Magreb.

En el repertorio del grupo también han incluido algunos temas tradicionales que aún perviven en el folclore aragonés y que nos remiten a la presencia morisca en la región.

Al-Buruz recupera, por tanto, el alborozo de las zambras moriscas aragonesas. El grupo lo componen los siguientes músicos:

María José Hernández (voz), Joaquín Pardinilla (guitarra y mandola), Luis Delgado (percusiones y zanfona), Jaime Muñoz (viento), Anis Klibi (violín), Rached Tanazefti (qanum) y Sofien Zaidi (voz y laud).


Así hemos reunido a músicos de las dos orillas, buscando un lugar de acercamiento, en el que cada cultura se buscará a si misma en el espejo de la otra.
"Al-burúz" (Alborozo) es un acercamiento a las raíces comunes, y una mano tendida en el gozo del reencuentro.


Os dejo con un vídeo de una de sus actuaciones que espero que os guste:


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...